La analítica web: qué es y para qué se utiliza

La analítica web es la técnica que nos permite compilar, medir y evaluar los datos que nos proporciona el tráfico de los usuarios en las páginas web así como su comportamiento con las mismas.

Captura de pantalla 2018-05-06 a las 11.53.37.pngDicho conocimiento puede ser de gran valor para el negocio o la página web en cuestión, ya que al conocer cómo se comportan los usuarios, se puede descubrir mucho más de lo que en apariencia pueda parecer. La analítica web puede mostrarnos no sólo las visitas recibidas, sino un sinfín de información como cuánto tiempo pasa el usuario en la página, saber qué le ha gustado más, por qué se ha ido sin comprar o qué se compra más… que nos permite aprender realmente del cliente-usuario y aplicarlo al modelo de negocio para optimizar el rendimiento de la página, aumentar las ventas online, lograr el denominado retargeting o aumentar el número de suscriptores, dependiendo de los objetivos establecidos.

Existen varias formas de medir las audiencias en internet, pero nosotros nos centraremos en las tres más relevantes: a través de las encuestas, de los paneles de usuario y a través de las etiquetas de marcaje.

Por un lado, las encuestas más notables para la medición de audiencias son las realizadas por el Estudio General de Medios (EGM), que consiste en la realización de una muestra de la población en donde se estudia su comportamiento en relación al consumo de medios.

Conceptos clave

Usuario: también denominado visitante único, no corresponde a la persona que hay detrás de la pantalla sino los dispositivos desde los que se acceden. Se podría decir, que son una especie de cookies que van dejando rastro por aquellos sitios web por donde pasamos, así como la propia dirección IP.

Visita: aquella que lleva a cabo un usuario dentro de un sitio web durante un tiempo determinado visitando diferentes páginas. Por tanto, la visita finaliza conforme abandona el usuario la página o no interactúa en la misma en un periodo superior a treinta minutos.

Para contabilizar el número de visitas, al ser imposible saber quién se encuentra detrás de la pantalla, se cuentan todas y cada una de las veces que un navegador accede a la página web.

– Tiempo de página: La manera de medir el tiempo en la página es seguir la actividad del usuario en la misma. En el caso de Google Analytics –que analizaremos más adelante–, por ejemplo, el programa conoce la hora de entrada en la página, pero no conoce cuánto tiempo el usuario se mantiene en la misma, hasta que no cambia a otra diferente. Para averiguarlo pues, simplemente realizaría la resta de la hora en la que se accede (1) a la de la hora de la siguiente página (2).

Página de entrada: página desde donde el usuario ha entrado a la nuestra. Dicho factor puede proporcionarnos el conocimiento específico del perfil de nuestro usuario y del cómo acceden por primera vez en nuestra web.

Páginas de salida:  aquellas que han provocado que nuestro usuario haya dejado el sitio web en cuestión. Esto nos permite saber los posibles errores que existan en él, posibilitando así la anticipación y la corrección, para que se den unos resultados óptimos.

Porcentaje de rebote: indica la proporción de usuarios que acceden a nuestra página web sin interactuar con ella, de los que sí lo hacen. Esto, nos puede ayudar a observar el grado de interés de nuestros visitantes y de su nivel de satisfacción con respecto a sus necesidades.

Fuentes de tráfico: aquellas que nos dicen de dónde vienen los usuarios que acceden en mi página. Se pueden englobar en tres grandes grupos:

  1. El tráfico directo es aquel que realizan los usuarios que escriben directamente la dirección o URL del sitio web en la barra del navegador, los que hacen clic en un enlace, bien puede ser un correo electrónico, un Word o un documento pdf; así como los que tienen la URL en cuestión, guardada en sus favoritos.
  2. Los sitios de referencia son las visitas que provienen de otras páginas web que nos han enlazado previamente en las suyas, bien sean blogs, foros, redes sociales, etc.
  3. Buscadores: este tráfico es el que proviene de las exploraciones de los buscadores digitales tales como Google o Yahoo. Del mismo modo, a su vez este tipo de tráfico se divide en orgánico y de pago.

El primero, sería el correspondiente a las visitas que provienen directamente de los buscadores, es decir, que tras buscar una serie de palabras clave, hayamos aparecido en la lista de resultados y los usuarios hayan accedido desde ahí a nuestro sitio web.

Captura de pantalla 2018-05-06 a las 11.48.43.png

Captura de pantalla 2018-05-06 a las 11.50.13.png

Por el contario, el segundo tipo de tráfico: el de pago, se correspondería al que viene de los anuncios promocionados que se insertan en la página de resultados y que suelen ir de color amarillo de una forma resaltada.

Captura de pantalla 2018-05-06 a las 11.50.52.png

Para la analítica de datos web, existe una herramienta gratuita que por antonomasia es la más utilizada: Google Analytics. Gracias a su sencillez y su navegación intuitiva, es muy sencillo adentrarse poco a poco en el mundo de la analítica web y a la optimización de nuestras propias páginas web.

Dicho programa, nos permite conocer el número de visitas, el porcentaje de rebote, fuentes de tráfico… todas estas secciones, personalizables y moldeables según nuestros objetivos para el sitio web y en lo que estemos interesados en averiguar en un determinado momento. 

Captura de pantalla 2018-05-06 a las 11.51.59.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s